Tardanza

Tengo el temperamento y los ritmos circadianos de una tortuga. Pero en mi caso el letargo, ese periodo de metabolismo flojo y somnolencia, está más condicionado por el antojo que por las circunstancias impuestas del entorno: los estímulos de mi latencia y mi calma son de carácter estético. Quiero ser jardín casi siempre y hacer jardinería de vez en cuando.
Mi problema no es de inacción o descuido. La negligencia me seduce, pero pocas veces la practico. Compenso la tentación con esmero y lentitud: si alguien toca la puerta de mi casa, emprendo el ritual de la tardanza adornada y abro cuando la cabeza del que espera ya está muy caliente.
Creo que mi devoción a la tranquilidad me acerca a ella. Entonces la pienso y me paseo con suavidad procurando encontrarla. (Contener el pensamiento mágico es difícil; al mismo tiempo que me avergüenzo de él, me simpatiza como lo hacen las cosas bonitas e insignificantes).

Sólo puedo disfrutar el trabajo si niego algunos de sus atributos esenciales: la obligatoriedad, la puntualidad, la condescendencia… Luego de la negación viene la urgencia. Así es más fácil darse cuerda. Tal vez son la prisa, el desvelo, las ganas de mandar todo al carajo… el principio de la continuidad. Soy una holgazana hipócrita: cumplida y quejumbrosa.
Admiro al gandul; abre cada que se le da la gana. El rigor de su flojera descarada lo ha vuelto enemigo de la responsabilidad y sus militantes, quienes creen que merece el exilio y al mismo tiempo exigen que sea cumplido. El gandul no se toma en serio; sus víctimas magnifican todo lo que no hace.
Admiro al gandul y al mismo tiempo me irrita tanto… Aunque aspiro al sosiego ininterrumpido no me interesa complacerme a costa del tiempo de los otros. Por eso trato de convencerlos de que la lentitud es nuestro estado ideal, que cualquier tarea sería más elegante —y eficaz, si eso quieren— si le dieran oportunidad de embellecerse.
Lo que deseo, entonces, es tardanza compartida y suficiente para tener el gusto de abrir la puerta y dejarla así sin hacer esperar a nadie.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: